El cumplimiento de los pre-requisitos higiénico-sanitarios es la mejor manera de evitar correr riesgos innecesarios en materia de seguridad alimentaria, que podrían echar por tierra la reputación de una empresa de transformación de alimentos.