¿Necesitas avalar frente a terceros (clientes, pacientes, consumidores, empresas, distribuidores, países, etc) la inocuidad de los alimentos producidos en un establecimiento de hostelería o restauración? Entonces necesitas conocer cómo puede ayudarte la norma ISO 22.000