La aparición periódica de brotes de enfermedades de transmisión alimentaria y otros casos de contaminación de alimentos en establecimientos de restauración y cocinas industriales, están directamente relacionados con fallos en los sistemas de seguridad implantados.  Todo ello pone en peligro, no sólo la salud de los comensales, sino la propia supervivencia de la empresa.