Además de los peligros de tipo microbiológico, en los alimentos podemos encontrar otras amenazas para la salud de los consumidores, de origen natural o procedentes de determinadas reacciones que pueden ocurrir durante las diferentes fases de elaboración o preparación de los alimentos.